bienvenid@s

¡Hola a tod@s! Soy Reme, una gran aficionada al mundo del encaje.

Me gustaría compartir con vosotr@s todas mis ideas para transformar el vestuario, la decoración de la casa, y mil cosas más, dándole un toque con encaje.

sigue nuestras publicaciones
iniciar   web

Reme Porcar

Sé que llevo muchos meses sin escribiros un artículo aunque éste, lo compensará, o al menos eso espero.

Muchas de vosotras me preguntáis que de dónde me sale esta vena tan pasional con las labores, que porqué me dedico a este mundillo…y es que, lo llevo en la sangre.

Si me seguís en redes sociales, si no lo hacéis os invito a que lo hagáis, hace unos meses atrás os conté que llevaba en los genes el mundo del bolillo, costura, bordados, diseños y demás.

Como sabéis tengo una marca propia de hilos para hacer labores, y con ellos os he ido mostrando estos meses trabajos hechos por mí y por vosotras.

Y hoy a llegado el momento de rendirle tributo a mi bisabuela Remedios, la cual dejó su sabiduría a través de generaciones. Una mujer luchadora que creó un gran restaurante de renombre, y su legado en las labores.

Mi madre siempre cuenta que mi bisabuela Remedios era una mujer muy avanzada para su época, siempre estaba haciendo creaciones y ayudando a quienes se lo pidieran y con un gran corazón. Además, mi madre siempre la recuerda con mucha alegría contándonos que llevaba una gran melena, que pocos le habían visto, que le encantaba sentarse viéndola como se peinaba; una mujer que le encantaba el chocolate puro, el cual iba comiéndose a escondidas y mi madre siempre la pillaba y le pedía una onza.

Y es que mi nombre como podréis comprobar es el mejor regalo que me pudo hacer mi madre junto a mi padre, aunque os tengo que confesar que en la adolescencia me causaba muchas burlas y no quería llamarme Remedios. Y hoy en día es un honor y un privilegio que me pusiesen así. Gracias mamá y papá.

Mi madre dice que me parezco en muchas cosas a ella, una mujer luchadora (muchas sabéis el porqué, a las demás un día os lo contaré), que siempre me como el chocolate puro a escondidas (de eso puede dar fe Alberto),  que me encanta hacer creaciones, que soy muy constante cuando me empeño en aprender algo, … Y además, «he vuelto a mis orígenes». Alberto y yo junto a la ayuda de nuestra familia, hemos restaurado la casa donde mi bisabuela empezó a hacer realidad sus sueños junto a su marido, Pepe.

He de confesaros que me emocioné muchísimo ayer cuando mi madre me regaló trabajos que tenía guardados de mi bisabuela, trabajos que tienen más de 50 años y otros rozando a los 100 años, y eso queridas, es un privilegio.

También me emociona muchísimo contaros esta historia familiar, aunque creo que es muy bonito compartirla con todas vosotras, así ya sabéis de dónde me viene toda esta pasión.

Y lo que más me gusta es que a pesar del tiempo, sigue vivo su recuerdo y estoy feliz de compartir sus iniciales y vivencias.

Gracias Remedios, aún me queda mucho por aprender y ser 
tan maravillosa como tú

 

 

A continuación os dejo trabajos hechos por ella, bordados a mano y máquina y trabajos hechos a bolillos.

 

Centro de la sábana

Centro de una sábana con un entredós de bolillos y bordados

 

Esquina sábana

Centro de una sábana con un entredós de bolillos y bordados

 

Iniciales sábana

Iniciales bordadas a máquina

 

 

Deseo de corazón que os agrade conocer parte de mi historia. ¡Nos vemos pronto!

 

¡Por un mundo con puntillas!

 

8 comentarios

  • Gema Fernández Mellado
    28/07/2020

    Gracias por compartir tu historia. Es una maravilla tener esas piezas tan antiguas y que caigan en manos que las conservarán siempre.
    Un saludo de tu amiga Gema

    responder
  • 28/07/2020

    A esos tejidos yo los considero más tesoros que cualquier joya, ya que están hechos por alguien muy afín y que te ha legado una ilusión que no todo el mundo encuentra. El tener una pasión que no sea el dinero define a las personas, y tu emoción por los hilos te describe, pero la bondad de tus ojos delata la dulzura que te inunda. Manten vivo ese fuego, que sois pocos y hacéis falta. Eres diferente.

    responder
  • 28/07/2020

    Qué maravilla de legado te han dejado, Reme. Seguramente tu bisabuela te esté mirando por un agujerito entre las nubes y estará muy orgullosa.
    Hace tiempo, una mujer muy mayor de mi pueblo me dijo que sabiendo de qué familia veníamos ya se podía saber qué clase de personas somos. Muy cierto, no crees?
    Guarda esos tesoros, pocos personas los tienen y muchas menos conocen su valor.
    Qué los disfrutes.

    responder
  • Paqui Lopera
    29/07/2020

    Muy bonita historia

    responder

deja un comentario